viernes, 27 de junio de 2014

Boletín número 10, mes de Junio de 2014

Finaliza junio, y llega el número correspondiente a este mes tan controversial en nuestras vidas. Junio es el mes del corre corre con la finalización de las actividades escolares, en estos días nos correspondía la presentación de los exámenes finales y a parir todos aquellos que no colocábamos la suficiente energía para dar por feliz término las materias haciendo el inagotable esfuerzo para no ir a reparaciones (era mi caso); también era donde se recompensaba a aquellos que lograban sobresalir obteniendo unos largas y merecidas vacaciones.
Junio corresponde asimismo al mes en donde sentimos de cerca lo que significaba un acontecimiento no deseado; recuerdo la canción escrita por Marcial, “Era una mañana alegre, una mañana normal… fue accidente, fue tragedia… están siempre en nuestras mentes y allí siempre han de vivir…” Hoy aún el 9 de junio mueve hasta la última fibra de nuestro corazón. Este número va dedicado especialmente a todos los que conocimos de esta tragedia y especialmente a los que perdieron algún familiar; todos y cada uno de los llamados Ángeles Jaureguinos, recuerdo particularmente a nuestros compañeros Zabdy, Pedro, Fidel y Manuel; definitivamente compañeros mi gratitud por haber compartido nuestra casa el Limijau con ustedes.
Entiendo lo difícil que es para todos escribir, recordar días tan duros. Éramos unos niños cuando la muerte toco nuestras puertas y se llevó consigo 34 hermanos ese no tan grato 9 de junio de 1984. Es necesario recordar junto a ellos a Márquez Meneses, Barrios Avendaño que se fueron al cielo durante nuestra permanencia en el LMJ y quienes prepararon el aposento celestial a los Ángeles Jaureguinos, igualmente la partida temprana de Quintero Blanco, de Luna Pineda y recientemente de Pérez Vila.
Nos han señalado que la vida es corta y no merece perderse ni un segundo en discusiones ni controversias que pongan en entredicho la construcción de esta Hermandad Cajigal, estamos por encima de todo eso, la vida nos enseñó que Somos Hermanos es hora de dejar atrás todo aquello que nos pueda separar y juntar las manos y nuestros corazones como en aquellos días añorados siendo alumnos del mejor liceo del mundo.
Mi respeto, cariño, aprecio por todos y cada uno de los integrantes de esta gran promoción y todos quienes han tenido la dicha de ser Jaureguinos. Una oración por todos los que se han ido y un abrazo a quienes permanecen llevando alegría, y tristezas. La vida tiene de todo un poco y es corta. ¡Vivamos a plenitud!


LUIS GARCÍA LUQUE

Link de descarga:  Gdrive;    Dropbox;     Mega.