domingo, 27 de julio de 2014

Boletín número 11, mes de Julio de 2014

Sumamos un año más, ya son 29 de haber egresado la mejor promoción del Liceo Militar Jáuregui, el mejor liceo del mundo. Llegó julio y con él, el recuerdo de la finalización de una etapa importante en nuestras vidas la obtención de nuestros títulos de bachilleres que nos catapultaban a la etapa de adultez temprana en la cual tomamos ya nuestras propias decisiones y las consecuencias de estas. Hoy muchos son nuestros hijos y sobrinos quienes están despuntando en ese logro.
Me encuentro en la ciudad de Caracas habiendo aceptado una invitación del co-editor Villegas para la planificación de la Edición Aniversaria de nuestro Boletín, al igual aprovechar de reencontrarme con muchos compañeros en el compartir del 29 aniversario realizado en El Hatillo y cuyo anfitrión Enrique Rodríguez se esmeró en brindar la mejor hospitalidad a todos quienes asistimos a ese evento.
Es indudable que el haber sido alumno del LMJ es un gran privilegio, la hermandad es la distinción y el sello que llevamos de por vida. En cada reunión volvemos a ser aquellos muchachos revoltosos, ocurrentes, felices, vivaces pero con la ventaja de la experiencia de la vida y la sabiduría de los años (que ya son unos cuantos). Como siempre los recuerdos, las anécdotas, las locuras se cuentan y se disfrutan como si fuera la primera vez que la estuviéramos oyendo sin dejar de encontrar y descubrir cosas nuevas en cada una. Las primeras visitas a la calle 1, por supuesto para realizar trabajo comunitario (tal cual como lo llaman ahora), descubrir los novios de las compañeras y las mierderas que nos metían los superiores por estar detrás de algún alumna a la que ellos le tenían la vista puesta. Descubrir las salidas de algunos con las damas del personal administrativo para lograr beneficios, eliminar boletas, borrar arrestos, y hasta conseguir exámenes. Coñ… que sinvergüenzas. En fin, las mejores vivencias del mundo. Ahora pido su colaboración para las próximas ediciones y en especial la aniversario, descubran quién y cómo lo achiquitó, quién teniendo el examen resuelto se le olvidó, quién no dejaba trabajar con tranquilidad a una esforzada joven de la calle 1 y por qué y que tenía los ojos muy grandes y le daba miedo. Estas y más historias vendrán pronto.
Luis Felipe García Luque
Descarga aquí: Mega; Dropbox; GDrive