miércoles, 5 de agosto de 2015

Boletín número 23, mes de julio de 2015

Estaba dado a la fuga, pero ya regrese. Acercándose el Reencuentro del 35 / 30 Aniversario he empezado a recordar con mayor nostalgia aquellos gloriosos días como alumno LIMIJAU, llegando a la memoria las fugadas que nos dimos y que con orgullo son parte de nuestras anécdotas. Fugas para ir a visitar la familia, esta la más peligrosa pues si nuestros padres se enteraban que salimos sin permiso era más fuerte la reprimenda familiar que la miercolera que nos esperaba en el LMJ, otras eran para comprar golosinas, chucherías y hasta hamburguesas donde pecueco, o tequeños diagonal a la plaza Sucre, en fin era parte de nuestra vivencia.
Podría decirse que estaba fugado, ya me veo recibiendo mensajes de fugon, lacio, faltón y otros de nuestra jerga jaureguina, y aunque nada justifica tal acción, el pasado mes al que corresponde esta edición estuve compartiendo con mi familia el cuidado de mi viejo, el cual fue sometido a dos intervenciones quirúrgicas para recuperar su salud, que difícil es tener a uno de los progenitores en estado de salud delicado. Hoy  a Dios gracia, está recuperado y progresando en una salud más estable.
Agradecido con todos ustedes,  indudablemente somos una gran hermandad con muchos tropiezos pero también con muchas virtudes, peleamos nos hacemos los locos vivimos realidades diferentes pero nos une la inocencia y los sueños de cuando fuimos niños convirtiéndonos en hombres y mujeres de bien unos más traviesos que otros pero con esa mística acrisolada en el fuego bendito de Dios en nuestro LMJ.  Muchas gracias a todos y abundantes  bendiciones para esta gran familia Cajigal.
Por cierto mi papa me recuerda que por allí hay uno que le debe una botellita de Cocuy, otra vez agradecido y a prepararse para reencontrarnos este 9 de octubre. Cara al viento y al sol de la patria…


Luis Felipe García Luque

Descargalo en: MediaFire, Mega,   DropBox, GDrive